domingo, 9 de diciembre de 2012

El Tren


Estación Quilimarí


Estación Malvilla


Coche Comedor


Estación Malvilla 


Estación entre Ovalle y La Serena



Tren Coquimbo



Maquina Tren Norte

Chile esta hecho para el tren, que duda cabe, cuantas veces lo hemos escuchado!. Su espinazo esta hecho para una linea que recorra el país de norte a sur como antes la hubo.
El órgano oficial de Ferrocarriles del Estado hasta los años setenta fue la revista "En viaje" y la "Guía del veraneante". Ambas publicaciones en modesto blanco y negro y con algunas páginas en color aparte de la tapa, se vendían en los quioscos, en las estaciones y también a bordo, donde el que vendía revistas en la estación subía al vagón mientras este comenzaba lentamente a partir y así tenia unos minutos para vender las revistas, obviamente le iba mejor en primera clase o en el coche comedor donde la gente gustaba leer el diario y a las damas ojear alguna revista como "Zig Zag". El primer número de "En Viaje" apareció en 1933.
El almuerzo en el coche comedor tenía que ver con el mágico equilibrio. En el vagón el traqueteo y los leves barquinazos hacían que la gente estuviera más atenta con las botellas, los vasos y los platos servidos. Los mozos dominaban el arte ritmico del bamboleo sinuoso del coche. En segunda y tercera clase el vendedor de bebidas con un canasto descomunal hacía sonar las botellas, la bilz era la más popular entre niños y adultos.
Otro placer peligroso era pasar de un vagón a otro y ver como los fierros se friccionaban al movimiento de fuerzas en pugna. El tren en su trajín parece cantar el mántrico sonido SO-CO-METAL... SOCO-ME-TAL... SOCOMETAL...
He aquí un corto viaje por diversas estaciones que ya dificilmene existan

PD: Socometal era la empresa estatal que construía los vagones y el material rodante y su timbre estaba sólidamente impreso en las planchas de acero.

RZ©2012
Fotografias rescatadas de "Guia del Veraneante 1931 (las 5 primeras) y Memorias de Ovalle. cl (2 fotos)

1 comentario:

pmartinez51 dijo...

Que gran alegría me dio ver la foto de la Estación de Quilimarí.
Hijo de ferroviario viví en ese lugar que en realidad se llamaba Estación de Pichidangui, provocando problemas a quienes se dirigían en realidad al balneario de Pichidangui distante unos 4 kms. Aún ahora continuamos hablando del barrio estación Pichidangui. Quilimarí nos robó el nombre. La señalética caminera fue la causante aunque los boletos marcaban Estación de Pichidangui. Hoy solo ruinas.
Gracias por la fotografía.